Connect with us

OPINIÓN

Andrés Dauhajre Hijo: Una campaña contra la Nación

Danilo descansará cuando alcance la meta de 10 millones de turistas. Ni el sargazo ni la bien hilvanada campaña en el exterior sobre el fallecimiento de turistas estadounidenses, lo van a detener. Ha conformado una alianza inquebrantable con el empresariado hotelero para evitar el ingreso del sargazo a las playas del Este. Está consciente, por otra parte, que la campaña perversa sobre la baja probabilidad de sobrevivir en nuestra geografía que tienen los turistas, tiene los días contados.
Algunos piensan que la campaña ha sido orquestada por países competidores de República Dominicana en el mercado del turismo. Sostienen que, en la carrera de atracción de turistas, Dominicana le está sacando la milla a todos. Para frenar ese crecimiento, sus competidores presentan casos de turistas norteamericanos que han fallecido en nuestro país. El problema que enfrenta esta hipótesis es que Estados Unidos es el país del mundo con la más amplia y variada base de informaciones estadísticas que permiten comprobar la validez o la falsedad de cualquier hipótesis.

Entrando a la base de datos del Departamento de Estado de los EUA, encontramos la data sobre los ciudadanos estadounidenses fallecidos en cada uno de los países del mundo. Esta data incluye a todos los ciudadanos estadounidenses fallecidos, dentro de los cuales se encuentran los turistas provenientes de ese país fallecidos en el país receptor. Utilizaremos los datos de 2018. El siguiente paso es obtener la información de la llegada de turistas estadounidenses en cada uno de los países del mundo en el 2018, para los cuáles esta información está disponible. Tomaremos solamente los países donde llegan 50,000 o más turistas de EUA. Con ambas informaciones, pasamos entonces a construir el siguiente índice: muertes de ciudadanos estadounidenses por cada 100,000 turistas de EUA.

¿Cuál es el país del mundo donde los ciudadanos de EUA tienen la mayor probabilidad de fallecer? ¡República Dominicana!, vocearía el gracioso comediante. Tranquilo, no se acelere. La respuesta correcta es Uruguay. ¿Uruguay? Si. En el 2018, Uruguay lideró al mundo con un índice de 7.5 muertes por cada 100,000 turistas estadounidenses. ¿Ha visto alguien alguna noticia sobre este “genocidio de estadounidenses”? Nope. ¿Quién le sigue? ¡Dominicana! vuelve a gritar. Negativo. El segundo lugar corresponde a Tailandia, con 6.6 muertes por cada 100,000 turistas estadounidenses. Honduras, con 5.0 fallecimientos por cada 100,00 turistas, ocupa la tercera posición, seguida por Kenia (3.5), Nueva Zelandia y Ucrania (3.3); Trinidad-Tobago (3.0), Ecuador (2.6), El Salvador, Nepal, Nicaragua, Camboya, Arabia Saudita, Vietnam, Indonesia y Fiyi (2.5); Colombia y Filipinas (2.3); Costa Rica (2.0)….¿y Dominicana? vuelve el comediante a preguntar. Paciencia, ya llegaremos.

La lista continúa con Belice (2.0), México (1.9), Pakistán y San Martín (1.8); Taiwán (1.7), Malasia (1.6), Bolivia, Birmania y Australia (1.5); Haití (1.4), Chile, Bermuda y Sri Lanka (1.3); Corea del Sur (1.2), Guyana, Islas Caimán y Panamá (1.1); Rumania, Islas Turcas y Caicos, Bulgaria y Barbados (1.0); Jamaica, Polonia, Brasil, Jordania y Japón (0.9); Líbano, Perú y Kuwait (0.8); Eslovenia, Emiratos Árabes Unidos , Islandia, y Sudáfrica (0.7); seguidos por Islandia, Sudáfrica, Grecia, Cuba, Croacia, Ghana Israel y, finalmente, República Dominicana, Hungría, y China (0.6).

Visto que en la región sólo Argentina (0.3) tiene un índice más bajo que República Dominicana (0.6), pues San Cristóbal y Nevis, Bahamas y Santa Lucía con 0.5 están muy próximos al nuestro, la hipótesis de que la campaña perversa se origina en competidores como México, Jamaica o Costa Rica, todos con mayor probabilidad de que un estadounidense firme con los carmelitas cuando visita esas geografías, no puede ser validada.

Otros dicen que es una campaña orquestada internamente, para hacer daño al gobierno, bajar a Danilo, sin importar que la misma afecte al turismo y genere una crisis económica. Esta hipótesis resulta mucho menos creíble que la anterior. ¿Por qué? Muy sencillo. En primer lugar, porque la oposición al Gobierno es más inteligente de lo que algunos le acreditan. No va, por tanto, a tocar una tecla tan peligrosa. Eche un vistazo al segundo gráfico y entenderá porqué. República Dominicana, con 0.6, exhibe hoy día el nivel más bajo del índice de fallecimientos de ciudadanos estadounidenses por cada 100 mil turistas de EUA que nos visitan del período 2002-2018, contra un promedio de 3.6 en el período octubre 2002-diciembre 2004 y 1.7 del período 2005-2012.
En segundo lugar, porque la oposición está consciente que una crisis en el sector turismo que desencadene un aumento de la incertidumbre económica en la Nación, puede convertirse en un arma de doble filo. Nadie debe olvidar el factor determinante de la modificación de los term-limits en New York que permitió a Michael Bloomberg optar y ser elegido por un tercer período consecutivo en el 2009: la crisis financiera global que se inició con el colapso de Lehman Brothers. Los empresarios no se suicidan. Frente a perturbaciones que pudiesen impactar negativamente a la nueva espina dorsal de nuestra economía, el turismo, y elevar el nivel de incertidumbre económica, de seguro que no van a inventar. Querrán que manos experimentadas y totalmente comprometidas con el progreso económico y social de la Nación continúen guiándonos hasta alcanzar la meta de 10 millones de turistas.

SIGUE LEYENDO
Advertisement

OPINIÓN

Amadeo Peralta: Acusados de abuso sexual a menores acarrean penas de hasta 5 años de prisión

“manifestó El abuso sexual se configura cuando ha existido una relación consentida de mutuo acuerdo entre un menor y un adulto, y bajo esta condición no es considerada violación sexual”.

La Ley No. 136-03, Código para el Sistema de Protección y los derechos fundamentales de niños, niñas y adolescentes ha venido a regir las obligaciones del Estado en relación con los derechos fundamentales de los menores de edad, en relación con sus padres y los particulares, estableciendo en sus 487 artículos, disposiciones que, de una y otra manera protegen los derechos de los mismos, muy especialmente los artículos 394 al 415 y establece las penas privativas de libertad y las multas para quienes resulten culpables de violación a sus articulados. 

En su artículo 396 establece tres tipos de abusos contra niños, niñas y adolescentes, entre los cuales está: a). Abuso Físico: cualquier daño físico que reciba el niño, niña o adolescente de forma no accidental y en que la persona que le ocasione esa lesión se encuentre en condiciones de superioridad o poder. “Esto quiere decir que cualquier daño físico producido por una pela o un castigo severo o inhumano o que deje lesiones y marcas visibles en el menor, en sus diferentes modalidades, está castigado como abuso físico; b). Abuso Psicológico: se configura este delito cuando un adulto ataca de manera sistemática el desarrollo personal del niño, niña o adolescente y su competencia social. “Este delito se configura cuando un adulto ofende, insulta, amenaza, menosprecia delante de los demás, agrede verbalmente, gesticula como si fuera agredir, le infiere palabras ofensivas, que al niño, niña o adolescente le causan temor y que afecta su estado de ánimo o desenvolvimiento. c). Abuso Sexual: es la práctica sexual con un niño, niña o adolescente por un adulto o persona cinco años mayor y que el mayor lo realice para su gratificación sexual, sin consideración del desarrollo psico-sexual del niño, niña o adolescente y que puede ocurrir aun sin contacto físico. 

Esta ley establece penas de 2 a 5 años de prisión y multas de 3 a 10 salarios mínimos, si el autor del hecho mantiene una relación de autoridad, guarda o vigilancia (maestros, guardianes, funcionarios, policías, etc.), sobre el niño, niña o adolescente y si se producen lesiones severas comprobadas por especialistas en el área se aplicara el máximo de la pena.

Es oportuno establecer que el abuso sexual cometido por un adulto, puede variar ampliamente dependiendo de cómo se cometa, quien lo cometa y donde ocurra el hecho. En el caso de relaciones sexuales consentidas entre un menor y un adulto, las penas aplicables serán de 2 a 5 años, solo por el consentimiento expreso y carnal que ambos mantenían y, si no existiera el consentimiento entre el menor y el adulto, si no que se tratara de una relación sexual por la fuerza, con violencia, amenazas, constreñimiento, por más de una persona en contra de un menor, aquí estaríamos hablando de una violación sexual cuyas penas serian de 10 a 20 años de prisión y de igual modo, la ley diferencia, en cuanto al autor, que calidad o condición de superioridad familiar existía entre el menor abusado y el adulto en la relación sexual, aun sin contacto físico, la cual podría ser considerada como un incesto y las penas serian de 20 años de prisión.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending