Connect with us

OPINIÓN

César Duvernay: Con buen pie

La gestión del presidente Luis Rodolfo Abinader Corona ha arrancado con la brisa a su favor. Las reacciones a su discurso de toma de posesión han si­do muy halagüeñas y en los diferentes sectores de la vida nacional se aprecia una actitud de respaldo al nuevo mandatario. Como primer presidente latinoamericano electo en tiempos del Covid-19, Abinader carga con las serias con­secuencias sanitarias, económicas y sociales de la pandemia, lo que hace más difícil el ya complica­do ejercicio de conducir un país de por sí bastante complicado. Sin embargo, las líneas esbozadas en sus primeras palabras como gobernante no dejan espacio a la improvisación y lo muestran muy ate­rrizado en cuanto a las urgencias y las prioridades. Acciones contra el coronavirus; reactivación de la economía; atención a la educación y el inicio del año escolar, así como la lucha contra la corrupción (con tolerancia cero a la impunidad), sintonizan con el clamor colectivo .null

De igual forma, sus promesas en cuanto a la se­guridad ciudadana y el fortalecimiento de la po­lítica exterior (mención Estados Unidos), fueron parte fundamental de sus 48 minutos de su alocu­ción los que desde ese instante siguen generando horas, mensajes y tecleos de respuestas positivas.

Aplausos a los que se suma los funcionarios de­signados quienes en su gran mayoría hacen el per­fil del puesto en virtud a la capacidad y hoja de ser­vicio. Toca entonces pedir a Dios que ilumine al presidente Abinader y a su equipo de colaborado­res para que puedan ejecutar el plan trazado, para que en el menor tiempo posible se pueda nivelar la nave nacional hoy en medio de terribles turbulen­cias internas y externas.

SIGUE LEYENDO
Advertisement

OPINIÓN

Valentín Medrano: Participación Ciudadana “se sacó la loto” en el gobierno de Luis Abinader

Dr . Valentín Medrano

Luis Abinader se ganó el derecho a dirigir los destinos de nuestra nación. Hizo todo lo que era menester hacer: acuerdos, pactos, visibles y ocultos, promesas, caminatas, mítines, algunos simulados, paradas en plaza de la bandera, mano a mano, hospitales móviles, apoyos dados y recibidos, anuncios, propagandas, encuestas, vocerías, discursos, comparecencias, programas de televisión y radio de amigos y allegados, en fin todo lo que todo el mundo hace para ganar, pero no todos ganan. El ganó.

Su plataforma política lo fue el PRM, Partido Revolucionario Moderno, que al alzarse con la victoria a menos de diez años de su fundación implanta un récord, el Partido más joven en ganar unos comicios presidenciales en la era de la democracia dominicana.

Como parte de los acuerdos, algunos bilaterales y otros multilaterales, el PRM cedió a intereses foráneos y nacionales parte de la administración pública y de los intereses del ejecutivo en algunos sectores y poderes.

Fue así que una organización política, ya hay que dejarse de vainas y llamar las cosas por su nombreParticipación Ciudadana, que cobra en todos los gobiernos, recibió de forma bilateral, a cambio de su apoyo al PRM-Abinader, el Ministerio de Relaciones Exteriores, lo que veo bien porque desde ahora la política internacional estará a manos de internacionales; la Dirección de Compra y Contrataciones, la embajada en España y otros puestos en el exterior, y en un pacto multilateral que incluye al Partido Fuerza del Pueblo y al PRM-Abinader, la Procuraduría General de la Republica.

Además algunos de sus miembros fueron favorecidos con nombramientos de sus familiares en puestos de importancia, es decir una ayuda colateral. Wow! Participación Ciudadana, organización fundada de acuerdo con las leyes dominicanas y financiada por dinero del gobierno estadounidense, se sacó la Loto.

Esta organización con un tercio de gobierno en su haber, tiene el tupé de pedir que en los órganos constitucionales como la Junta Central Electoral deben ser designadas personas “independientes”, supongo que como ellos, “apartidistas”, que cobran de inmediato en el gobierno.

Lo mucho hasta Dios lo ve.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending