Connect with us

OPINIÓN

César Duvernay: Votos decisivos

Nadie duda que Luis Abinader ga­naba comoquiera las elecciones. Y aunque existía la disyuntiva de si era en primera o en segun­da vuelta, su triunfo no estuvo en aprietos en ningún tramo del proceso. Sin em­bargo, y pese a que el Poder estaba virtualmen­te asegurado, no necesariamente así el control del mismo ya que el tanto más o el tanto menos de éste, dependía de en cuál de las dos rondas se produjera la victoria.

Y es que si el Partido Revolucionario Moder­no (PRM) no hubiese ganado en primera vuel­ta (52.5 %) iba a estar obligado a pactar con la Fuerza del Pueblo (9%) que ya había manifes­tado su intención de respaldar a Luis en un po­tencial balotaje, lo que iba a ser igual a tener que entregarle por lo menos la mitad de los cargos del gobierno.

De ahí la importancia del aporte realizado por el grupo de exdirigentes del Partido Revo­lucionario Dominicano (PRD) que en el tramo final del proceso pasaron con sus respectivas es­tructuras a apoyar al PRM.

Los hechos y las matemáticas indican que en la diferencia de la votación que obtuvo el PRD en las elecciones municipales del 15 de mar­zo (4.9 %) y las presidenciales del 5 de julio (2.38 %), estuvo el laborantismo succionador de trabajadores políticos como Carlos Gabriel García, José Neney Cabrera, Ángel de la Cruz, Radhamés González, Julissa Hernández, Pedro Richardson, José Jáquez y Henry Sarraf, entre otros. Así las cosas, y por más que el triunfo es­tuviera asegurado, es evidente que la historia iba a ser diametralmente diferente si el resulta­do no se daba en primera ronda, y para lo cual esa aportación de votos de experredeistas resul­tó fundamental.

SIGUE LEYENDO
Advertisement

OPINIÓN

Valentín Medrano: Participación Ciudadana “se sacó la loto” en el gobierno de Luis Abinader

Dr . Valentín Medrano

Luis Abinader se ganó el derecho a dirigir los destinos de nuestra nación. Hizo todo lo que era menester hacer: acuerdos, pactos, visibles y ocultos, promesas, caminatas, mítines, algunos simulados, paradas en plaza de la bandera, mano a mano, hospitales móviles, apoyos dados y recibidos, anuncios, propagandas, encuestas, vocerías, discursos, comparecencias, programas de televisión y radio de amigos y allegados, en fin todo lo que todo el mundo hace para ganar, pero no todos ganan. El ganó.

Su plataforma política lo fue el PRM, Partido Revolucionario Moderno, que al alzarse con la victoria a menos de diez años de su fundación implanta un récord, el Partido más joven en ganar unos comicios presidenciales en la era de la democracia dominicana.

Como parte de los acuerdos, algunos bilaterales y otros multilaterales, el PRM cedió a intereses foráneos y nacionales parte de la administración pública y de los intereses del ejecutivo en algunos sectores y poderes.

Fue así que una organización política, ya hay que dejarse de vainas y llamar las cosas por su nombreParticipación Ciudadana, que cobra en todos los gobiernos, recibió de forma bilateral, a cambio de su apoyo al PRM-Abinader, el Ministerio de Relaciones Exteriores, lo que veo bien porque desde ahora la política internacional estará a manos de internacionales; la Dirección de Compra y Contrataciones, la embajada en España y otros puestos en el exterior, y en un pacto multilateral que incluye al Partido Fuerza del Pueblo y al PRM-Abinader, la Procuraduría General de la Republica.

Además algunos de sus miembros fueron favorecidos con nombramientos de sus familiares en puestos de importancia, es decir una ayuda colateral. Wow! Participación Ciudadana, organización fundada de acuerdo con las leyes dominicanas y financiada por dinero del gobierno estadounidense, se sacó la Loto.

Esta organización con un tercio de gobierno en su haber, tiene el tupé de pedir que en los órganos constitucionales como la Junta Central Electoral deben ser designadas personas “independientes”, supongo que como ellos, “apartidistas”, que cobran de inmediato en el gobierno.

Lo mucho hasta Dios lo ve.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending