Connect with us

OPINIÓN

Julio Cury: Teoría de ponderación

Cuando dos principios constitucionales coliden, uno tiene que ceder ante el otro, lo cual no significa que el desplazado sea declarado nulo o inválido, sino inaplicable a un caso específico. La doctrina y jurisprudencia constitucionales han reconocido tres teorías para solucionar esos conflictos o antinomias, siendo la más socorrida la del balanceo o ponderación.

En su Sentencia TC 0011/12, el Tribunal Constitucional sentó su primer precedente al respecto, para lo cual hizo suyo el criterio de la Corte Constitucional de Colombia (Sentencia No. T-210/94, del 27 de abril de 1994). Veamos: “En consecuencia, es indispensable que el fallador, en la ponderación de los derechos en juego, aprecie y evalúe las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que se ejercen los derechos, de manera que a la luz de la situación de hecho concreta, pueda establecer si el ejercicio de uno de ellos resulta desproporcionado, lo que sucedería en caso de vulnerar el núcleo esencial de un derecho fundamental específico”.

Y más adelante se lee: “En otra importante decisión respecto al tema que nos ocupa, la misma Corte Constitucional de Colombia (Sentencia T-417/96, del 9 de septiembre de 1996) estableció que… el juez ha de evaluar la real existencia de la colisión, buscando, en principio, hacer compatibles todos los derechos en juego. Si la compatibilidad no puede alcanzarse por razón de las características del conflicto, debe prevalecer el derecho más próximo a la dignidad del ser humano… procurando, desde luego, que el derecho no preponderante resulte afectado únicamente en la medida necesaria para no sacrificar el prevaleciente”.

Posteriormente, en su Sentencia TC 0042/12, el TC sostuvo que la necesidad de ponderar derechos fundamentales en conflicto “implica la operación de balancear esos derechos en concurrencia, o sea, establecer un orden de importancia entre ellos, haciendo prevalecer a uno sobre el otro, con base en una estimación específica para el caso concreto. Así, en el presente caso se determinará cuál de esos derechos (el de acceso a la información o el derecho a la intimidad) debe ceder…”.

Algunos dirigentes políticos, incluido uno que otro con el título de licenciado en Derecho debajo de las axilas, han opinado que la sentencia en virtud de la cual el TC declaró inadmisible una acción directa contra el vigésimo transitorio, “cerró el caso definitiva e irrevocablemente”. Es obvio que desconocen que el máximo órgano de justicia constitucional cuenta con técnicas jurídicas como el distinguishing, reversing y overruling, y que el párrafo I del art. 31 de la Ley No. 137-11 le permite apartarse de sus precedentes, siendo suficiente “expresar en los fundamentos de hecho y de derecho de la decisión las razones por las cuales ha variado su criterio”.

Peor todavía, ignoran que la ponderación es la más efectiva herramienta de solución de pugnas entre principios constitucionales. Y hasta donde se sabe, el TC aún no ha decidido, por vía de apoderamiento mediante recurso de revisión constitucional, si la restricción al derecho a ser elegible que el vigésimo transitorio le impone al Presidente, prevalece sobre otros derechos fundamentales de que él es igualmente titular. No hay necesidad de impacientarse, pues como enseña el Eclesiastés, “Todo tiene su momento oportuno… hay tiempo para callar y tiempo para hablar, tiempo para llorar y tiempo para reír”.

SIGUE LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

OPINIÓN

Julio Martínez Pozo: ¿RD firmará su ruina?

Este pacto ofrece la oportunidad de que cada persona, no importa como entró al país, pueda ser tratada con dignidad y tener los mismos derechos que otras personas en esa nación, y pueda tener la posibilidad de quejarse sin problema, que no piense que algo le va a pasar si reporta un abuso”.

“Establece un enfoque que beneficiará a los migrantes, las personas que dejan atrás y las comunidades a las que se unen. Su objetivo es abordar las causas de la migración irregular y forzada y reducir los riesgos que enfrentan los migrantes mediante la protección de sus derechos humanos.

Busca abordar las preocupaciones legítimas de los Estados y comunidades de acogida; y aprovechar los beneficios que la migración aporta a los países de acogida y de origen”, explicó Guterres, el señor de la ONU, al exponer las maravillas del Pacto Mundial para la Migración Segura.

“La Red de Migración brindará apoyo en todos los aspectos de la movilidad humana, desde el desarrollo económico hasta la seguridad, la protección de los derechos humanos y la igualdad de género. Casi la mitad de los aproximadamente 260 millones de migrantes en nuestro mundo son mujeres y niñas, y la implementación del Pacto Mundial debe ser totalmente receptiva a sus necesidades y a sus voces”, dijo.

“Exhorto a los gobiernos, las empresas, la sociedad civil, pero también a las autoridades locales y regionales a que se preparen para asumir compromisos que maximicen los beneficios de una migración bien gestionada y reduzcan el impacto negativo de las políticas desacertadas y la falta de cooperación”, concluyó.

“El camino a Marrakech es entonces el camino a la esperanza. En un tiempo donde el multilateralismo enfrenta muchos desafíos y la migración continúa siendo una gran preocupación, no existe un mejor momento para nosotros, las Naciones Unidas, para demostrar nuestra habilidad para resolver problemas compartidos”, aseguró

Excelente, mientras Guterres discursea en la ONU dando cátedras de sensibilidad social y humanismo, a los pobres dominicanos se los acabará de llevar Satanás, porque no encontrarán una sola cama libre en los hospitales públicos, porque el mismo derecho que tienen ellos con el insuficiente presupuesto de salud, los tienen los que crucen una frontera ficticia, es más, por la fuerza de una convención internacional, de fuera vendrán que de casa te echarán.

El país dejaría de ser tal porque renunciará al fuero soberano de adoptar sus disposiciones migratorias para sencillamente cruzarse de brazos a permitir que entre y salga todo el que quiera, sin llenar las formalidades a las que debe acogerse un extranjero al penetrar aterritorio nacional”.

Esperanzas de desarrollo como la de continuar empujando una industria turística que dé empleos bien remunerados, se desvanecerían porque la crisis sanitaria y el incremento de la inseguridad, con mayor presencia de población analfabeta e indocumentada, arrasarían con cualquier logro que el país se haya propuesto alcanzar con el sacrificio fiscal de la inversión que hace en la mejora de la educación.

El índice de desarrollo humano lejos de ir tras los pasos de naciones desarrolladas, emularía los de Africa subsariana. ¿Para qué se firma?

¿Estaremos perdiendo la razón?

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending