Connect with us

OPINIÓN

Y ahora que? Luís Ernesto Camilo García

Después de la nefasta sentencia del Tribunal Superior Electoral (TSE), le dije al presidente de mi partido Ing. Miguel Vargas Maldonado una expresión pueblerina muy popular “no hay mal que por bien, no venga” a raíz de ese acontecimiento vino una movilización a todos los niveles orgánicos del PRD.

Los resultados de esta activación no se hicieron esperar, reunión de la Comisión Política del Comité Ejecutivo Nacional en dos ocasiones, reunión del Comité Ejecutivo Nacional acogiendo bueno y validó todas las resoluciones emanadas de la CP y el mandato a la Convención Extraordinaria para el 12 de mayo del 2019.

Cabe resaltar que estas acciones se han realizado cuidando cada detalle procedimental, contando en todos los escenarios con la supervisión del órgano competente en esa materia según la Ley Orgánica de Régimen Electoral  No 15-19, la JCE.

Partiendo de esta convocatoria a Convención Extraordinaria para la modificación del estatuto comienza la dinamización del partido.

La Secretaria Nacional de Modernización entrega a la Comisión de Reforma Estatutaria el proyecto de reforma, adaptando los estatutos a las legislaciones actúales llámese Ley de Partidos, agrupaciones y movimientos políticos, No 33-18, Ley Orgánica de Régimen Electoral No 15-19 y la más reciente decisión del Tribunal Constitucional. Haciendo del PRD el primer partido de la RD en presentar la reforma estatutaria más moderna y actualizada.

Siguiendo cada paso según la constitución, las leyes y el estatuto partidario, más de 350 comités municipales y distritales, todas las secretarías, frentes de masas y secciónales en el exterior han hechos sus asambleas para escoger sus delegados y cada una de ella certificada por notarios públicos.

El domingo 12 de mayo con un quórum de 76.24% de 2,874 delegados representando la soberanía partidaria se dieron cita en el pabellón de voleibol del centro olímpico Juan Pablo Duarte, donde ejercieron su derecho, el cual ha sido vulnerado en el pasado por tres jueces del Tribunal Superior Electoral.

Solo me queda decirle al pueblo dominicano. Hemos cumplido con todo, para tener un partido, fuerte, con disciplina, en armonía y crecimiento, sin odios, ni rencores,  para posicionarnos en el corazón de cada uno de los dominicanos y dominicanas, y lo estamos logrando, con la gracia de Dios, la conducción del sólido liderazgo de nuestro presidente Miguel Vargas y la decisión inquebrantable de toda su dirigencia.

Y al TSE solo me queda preguntarle: ¿y ahora qué?

SIGUE LEYENDO
Advertisement

OPINIÓN

Amadeo Peralta: Acusados de abuso sexual a menores acarrean penas de hasta 5 años de prisión

“manifestó El abuso sexual se configura cuando ha existido una relación consentida de mutuo acuerdo entre un menor y un adulto, y bajo esta condición no es considerada violación sexual”.

La Ley No. 136-03, Código para el Sistema de Protección y los derechos fundamentales de niños, niñas y adolescentes ha venido a regir las obligaciones del Estado en relación con los derechos fundamentales de los menores de edad, en relación con sus padres y los particulares, estableciendo en sus 487 artículos, disposiciones que, de una y otra manera protegen los derechos de los mismos, muy especialmente los artículos 394 al 415 y establece las penas privativas de libertad y las multas para quienes resulten culpables de violación a sus articulados. 

En su artículo 396 establece tres tipos de abusos contra niños, niñas y adolescentes, entre los cuales está: a). Abuso Físico: cualquier daño físico que reciba el niño, niña o adolescente de forma no accidental y en que la persona que le ocasione esa lesión se encuentre en condiciones de superioridad o poder. “Esto quiere decir que cualquier daño físico producido por una pela o un castigo severo o inhumano o que deje lesiones y marcas visibles en el menor, en sus diferentes modalidades, está castigado como abuso físico; b). Abuso Psicológico: se configura este delito cuando un adulto ataca de manera sistemática el desarrollo personal del niño, niña o adolescente y su competencia social. “Este delito se configura cuando un adulto ofende, insulta, amenaza, menosprecia delante de los demás, agrede verbalmente, gesticula como si fuera agredir, le infiere palabras ofensivas, que al niño, niña o adolescente le causan temor y que afecta su estado de ánimo o desenvolvimiento. c). Abuso Sexual: es la práctica sexual con un niño, niña o adolescente por un adulto o persona cinco años mayor y que el mayor lo realice para su gratificación sexual, sin consideración del desarrollo psico-sexual del niño, niña o adolescente y que puede ocurrir aun sin contacto físico. 

Esta ley establece penas de 2 a 5 años de prisión y multas de 3 a 10 salarios mínimos, si el autor del hecho mantiene una relación de autoridad, guarda o vigilancia (maestros, guardianes, funcionarios, policías, etc.), sobre el niño, niña o adolescente y si se producen lesiones severas comprobadas por especialistas en el área se aplicara el máximo de la pena.

Es oportuno establecer que el abuso sexual cometido por un adulto, puede variar ampliamente dependiendo de cómo se cometa, quien lo cometa y donde ocurra el hecho. En el caso de relaciones sexuales consentidas entre un menor y un adulto, las penas aplicables serán de 2 a 5 años, solo por el consentimiento expreso y carnal que ambos mantenían y, si no existiera el consentimiento entre el menor y el adulto, si no que se tratara de una relación sexual por la fuerza, con violencia, amenazas, constreñimiento, por más de una persona en contra de un menor, aquí estaríamos hablando de una violación sexual cuyas penas serian de 10 a 20 años de prisión y de igual modo, la ley diferencia, en cuanto al autor, que calidad o condición de superioridad familiar existía entre el menor abusado y el adulto en la relación sexual, aun sin contacto físico, la cual podría ser considerada como un incesto y las penas serian de 20 años de prisión.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending