Connect with us

ENTRETENIMIENTO

Códigos del buen vestir para la oficina

Vestir bien nunca había sido tan fácil e imprescindible para la oficina.

El proyectar una imagen pulcra y vanguardista en el trabajo siempre denotará seguridad, confianza y sobre todo seriedad.

La moda ha desencadenado una revolución en el vestuario masculino, tanto que existe una gran variedad de opciones y no solo la idea banal de creer que un “hombre de traje” está bien vestido.

La relación cargo y responsabilidad tiene que ver con los códigos para el buen vestir en el trabajo, ya que esto se antepone al cargo ejercido, el lugar de trabajo, las responsabilidades que se tienen, si existe alguna filosofía de vestimenta y el entorno en el que se desenvuelve.

TRAJE FORMAL:
En el guardarropa masculino es una pieza infaltable, pero se puede ir más allá de los tonos tradicionales y optar por tonos grises, azules o marrones más sólidos con estampados clásicos, rayas diplomáticas, entre otros diseños. Una vestimenta para esta ocasión debe ser un traje completo compuesto por pantalón, saco y chaleco, aunque este no es obligatorio, pero da un toque de distinción.

LOOK CASUAL DE NEGOCIOS:
El estilo “business casual” se convierte en una alternativa que están adoptando los hombres modernos. Este implica el uso de pantalones casuales o tipo chinos, camisas con texturas y estampados, pocket square, cashmere, blazer y zapatos tipo oxford o derby, que son la combinación perfecta para un look casual en el trabajo.

LOS CALCETINES:
Deben hacer juego con los zapatos o el pantalón. Los ideales son los tipo “ejecutivos” en colores oscuros como: negro, azul marino, entre otros tonos sobrios.

EL CINTURÓN:
Debe ser de cuero fino, en color negro o marrón, una opción muy a la moda es una hebilla de clavo con pocos detalles en tono plata o ahumado. De utilizar cinturón que no lleve tirantes, ya que nunca se deben usar los dos accesorios en conjunto.

LA CORBATA:
Debe utilizarse en el cuello de la camisa, no llevarse abierto, y se debe procurar que el botón vaya abrochado, el nudo bien hecho y centrado, la punta de la corbata debe tocar la hebilla del cinturón. Se debe cuidar que vaya bien combinada con la camisa y el traje.

CAMISAS ELEGANTES PARA EL TRABAJO:
Estas prendas no pueden faltar en el guardarropa masculino, y son de preferencia manga larga y con los puños dobles para las mancuernillas, con cuello inglés y corte slim fit , que está de moda para enmarcar la figura masculina.

SER ATREVIDO CON LOS COLORES:
Esto dará un toque a la indumentaria más divertido, aunque se deben evitar los colores y estampados llamativos. No es recomendable el uso excesivo de joyas, ni accesorios, basta con un anillo, un reloj acorde con la vestimenta.Al elegir la prenda ideal para cada día deberá considerarse muchos factores, porque no será lo mismo si se tiene una reunión con ejecutivos en el trabajo, a que si se realiza una visita a una planta con un ingeniero industrial o si se visita a un jefe de compras en un taller mecánico.

LOS HOMBRES BIEN VESTIDOS:
Generan mayor respeto por sí mismos, poseen una actitud positiva y se proyectan con propiedad en el lugar donde decidieron crecer profesionalmente.•

SIGUE LEYENDO
Advertisement

ENTRETENIMIENTO

Muere, a los 90 años, el actor Sean Connery

El actor Sean Connery ha fallecido a los 90 años, según informa la BBC. Connery nació en la ciudad escocesa de Edimburgo (Reino Unido) el 25 de agosto de 1930. Hijo de un camionero y una limpiadora, el actor recordaba la pobreza que vivió en su infancia, de la que no tuvo conciencia porque era la situación por la que pasaban todos sus vecinos. Dejó de ir al colegio con 13 años y se puso a trabajar como repartidor de leche. Con 16 años ingresó en la Marina, con la intención de permanecer siete años de servicio, pero lo dejó con 19 años de edad. A su regreso a la vida civil, desempeñó diversos trabajos menores en obras o funerarias además de ser modelo en la Escuela de Bellas Artes de Edimburgo. En 1953 participó en la elección de Míster Universo en Londres, donde llamó la atención de un director teatral que le ofreció un papel en el musical South Pacific. Fue entonces cuando el actor decidió que su nombre artístico fuera Sean Connery.

Comenzó a actuar en películas y programas de televisión, como el aclamado Requiem for a heavyweight, de Rod Serling, para la BBC. En 1957 actuó en La frontera del terror, de Terence Young y un año más tarde en Brumas de inquietud, de Lewis Allen, con Lana Turner. Durante el rodaje, se peleó con Johnny Stompanato, el novio de la actriz, en el mismo plató. Se rumoreó que Connery mantenía un idilio con Turner y eso fue lo que provocó el incidente.

En 1962 estrenó el personaje que le catapultó a la fama, el de James Bond, Agente 007 de los servicios secretos de Reino Unido en la adaptación cinematográfica de la novela Dr No de Ian Fleming. Al extraordinario éxito popular de 007 contra el Doctor No siguieron seis entregas más de la saga de películas con el mismo personaje protagonizadas por Connery: Desde Rusia con amor (1963), Goldfinger (1964), Operación Trueno (1965), Solo se vive dos veces (1967), Diamantes para la eternidad (1971) y Nunca digas nunca jamás (1983). No se encasilló el actor, que participó en proyectos de muy diferente factura y condición, como la película bélica El día más largo (1962), Marnie, la ladrona, de Alfred Hitchcock (1964) o La colina, de Sidney Lumet (1965).

Su papel de monje detective en El nombre de la rosa de Jean Jacques Annaud (1986), basada en la obra homónima de Umberto Eco, fue galardonado por la Academia Británica de Cinematografía, y en 1988 ganó el Oscar a mejor actor secundario por Los intocables de Elliot Ness de Brian de Palma.

En 2008 publicó su autobiografía, titulada Being a scot. Tuvo problemas con la justicia suiza en 2009 por unos negocios hechos 30 años antes con un inversor cuyos descendientes reclamaban dinero de un préstamo y un año más tarde, la justicia española reclamó su declaración como imputado por la recalificación irregular de los terrenos de Marbella donde tuvo su residencia, pero el actor no compareció en la fecha fijada alegando problemas de salud.

Sean Connery fue un gran aficionado al golf y manifestó en varias ocasiones su adhesión a la causa independentista escocesa. Estuvo casado con la actriz Diane Cilento entre 1962 y 1973 y tuvieron un hijo. Ella le acusó de malos tratos y el actor ha hecho algunas declaraciones apologéticas de la violencia contra las mujeres. En 1975 se casó con la pintora Roquebrune Micheline, su esposa hasta el final de su vida

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending