Connect with us

INTERNACIONAL

El Gobierno argentino envuelto en escándalo por compra a sobreprecios de alimentos para comedores sociales por coronavirus

El Gobierno de Alberto Fernández  compró toneladas de alimentos a precios muy por encima del mercado. El protagonista de la historia es el Ministerio de Desarrollo Social, que en los primeros días de la emergencia realizó compras millonarias de fideos, aceite, azúcar y lentejas para abastecer a los comedores sociales. Todavía no está claro si el escándalo ha sido fruto de la impericia o la corrupción, pero puso a la defensiva al presidente, hasta ahora uno de los más activos de la región en la lucha contra el coronavirus.

El Gobierno pagó 158 pesos (1,9 dólares al cambio no oficial) por 1,7 millones de botellas de aceite que en la góndola del supermercado cuestan 121, y 42 pesos por medio millón de paquetes de fideos, nueve más que el valor comercial de la unidad. El sobreprecio superó el 50% en el caso del azúcar y el 85% en las lentejas, según los detalles de la compra revelados por el diario La Nación. El daño para el fisco fue de 68 millones de pesos (casi 830.000 dólares), una cifra sideral si se la pone en el contexto de la emergencia sanitaria, la recesión de la economía argentina y de un Estado que ha debido declarar el default parcial de su deuda externa porque no tiene dinero.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, ensayó una respuesta. “Azúcar y aceite sí estuvieron por encima de los precios fijados. Pedimos rebajas y se llegó hasta ahí, pero decidimos igual hacer la compra porque estamos ante una emergencia”, dijo. El presidente Alberto Fernández lo respaldó, pero ordenó suspender el pago a los empresarios que, explicó, “se plantaron” y no quisieron bajar los precios. “Esta compra que se hizo, todavía no se pagó. Di la orden que ninguna compra se pueda hacer sin respetar los precios máximos que el Estado fija. Lo que más me preocupó es que estas empresas se plantaron y no quisieron bajar los precios. Y Arroyo tuvo el dilema de alimentar a la gente o pagar esos precios y eligió alimentar a la gente”, dijo el presidente.

Fernández cargó contra lo que consideró “la cartelización de sectores que ni siquiera en medio de esta situación son capaces de flexibilizar las posiciones”. ¿No había otros ofertantes? Esa es la pregunta de todos. Los medios argentinos encontraron que las seis empresas que participaron de la venta, todas intermediarias, son en realidad dos: comparten direcciones y teléfonos, pese a la variedad de nombres de las sociedades. Si hubo corrupción, dijo Fernández “será perseguida”.

El daño económico será subsanado porque el Gobierno fijará el valor de la licitación de acuerdo a la tabla de precios máximo que rige para los supermercados. Pero reparar el daño político no será tan fácil. Ferná

SIGUE LEYENDO
Advertisement

INTERNACIONAL

EE.UU. vende 2.370 millones de dólares en misiles a Taiwán

El Gobierno estadounidense anunció este lunes la venta a Taiwán de 100 sistemas de defensa marítima Harpoon y 400 misiles de este tipo por 2.370 millones de dólares, una transacción a la que China había advertido que respondería con sanciones.

El Gobierno del presidente Donad Trump “notificó hoy formalmente al Congreso una venta de cien Sistemas de Defensa Costera Harpoon (HCDS), incluidos 400 misiles de superficie RGM-84L-4 Harpoon Block II, por valor de 2.370 millones de dólares”, informó un funcionario del Departamento de Estado que pidió no ser identificado.

Antes incluso del anuncio, el Gobierno Chino anunció hoy la imposición de sanciones a los fabricantes de este sistema de misiles, Lockheed Martin, Boeing Defense y Raytheon.

Según el Departamento de Estado, la venta, a la que ahora deberá dar su visto bueno el Congreso de Estados Unidos, comprende material “necesario para permitirle (a Taiwán) mantener una capacidad de autodefensa suficiente».

“Si se concluye la venta, este sistema mejorará la capacidad defensiva de Taiwán, que tiene la intención de utilizar sus propios fondos para esta compra”, dijo el funcionario.

El Gobierno de Trump ha mantenido una política de enfrentamiento con China y ha dado prioridad al fortalecimiento de las relaciones con Taiwán, incluida la venta de armas, pese a que en 1979 Washington rompió sus relaciones con Taipéi, que se convirtieron en informales, tras reconocer a la República Popular China.

Además de una política de imposición de aranceles, la actual Administración estadounidense envió en agosto pasado a Taiwán a su secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, en la primera visita de un funcionario de más alto rango a la isla desde entonces.

Taiwán se considera un territorio soberano con Gobierno y un sistema político propios bajo el nombre de República de China desde el final de la guerra civil entre nacionalistas y comunistas en 1949, pero Pekín mantiene que es una provincia rebelde e insiste en que debe retornar a lo que denomina la patria común.

“EE.UU. mantiene un interés permanente en la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán y considera que la seguridad de Taiwán es fundamental para la seguridad y la estabilidad de la región del Indo-Pacífico en general”, aseguró el funcionario estadounidense.

“Nuestra política de larga data sobre ventas de material de defensa a Taiwán se ha mantenido constante en siete administraciones estadounidenses diferentes y contribuye a la seguridad de Taiwán y al mantenimiento de la paz y la estabilidad en todo el Estrecho de Taiwán”, agregó.

Además de los sistemas de defensa costera Harpoon y los 400 misiles adicionales RGM-84L-4 Harpoon Block II, la venta incluye cuatro misiles de ejercicio RTM-84L-4 Harpoon Block II y 25 camiones radar, repuestos, equipo de apoyo y capacitación.

“La venta propuesta de este equipo y apoyo no alterará el equilibrio militar básico en la región”, dijo por su lado la Agencia para la Cooperación y Seguridad en Defensa de EE.UU.

Por el contrario, agregó, “ayudará a mantener la estabilidad política, el equilibrio militar, económico y el progreso de la región».

El contratista principal del sistema de misiles es la compañía Boeing, aunque las autoridades chinas han anunciado sanciones también a Lockheed Martin y Raytheon, empresas que están implicadas en la fabricación de otros equipos de armas propuestos a Taipei .

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Zhao Lijian, citado por el rotativo Global Times, anunció la imposición de sanciones contra las tres empresas por su vinculación con la venta y aseguró que las represalias también alcanzarán a “otros particulares y entidades”, aunque no especificó los detalles.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending