Connect with us

INTERNACIONAL

Encuentro entre Trump y Kim, un golpe de comunicación o un paso hacia la paz

El tercer encuentro entre Donald Trump y Kim Jong Un este domingo en la Zona Desmilitarizada entre las dos Coreas tuvo mucho de simbólico, pero los analistas están divididos sobre su alcance, entre un simple golpe de comunicación o un gran paso hacia la paz.

La reunión, concretada al día siguiente de una sorpresiva invitación del presidente estadounidense al líder norcoreano, volvió a atraer la atención general hacia un dúo que se había desinflado tras el fracaso de su segunda cumbre en Hanói en febrero pasado a raíz del desacuerdo sobre la desnuclearización de Pyongyang.

Estados Unidos exige a Corea del Norte que renuncie de manera definitiva a su programa nuclear, mientras que el régimen totalitario reclama como condición previa el levantamiento de las sanciones internacionales de las que es objeto.

Durante un minuto histórico, Donald Trump pisó el suelo norcoreano, una primicia para un presidente estadounidense en ejercicio. El símbolo es importante para dos países que amenazaban mutuamente con aniquilarse hasta hace apenas un año y medio.

Esos pocos pasos, a pesar de la ausencia de progreso hacia la desnuclearización de Corea del Norte, muestra “la fuerza de atracción” de Pyongyang, subrayó Soo Kim, exanalista de la CIA.

“Kim no necesitó mover un dedo para que Trump atraviese la DMZ”, la zona desmilitarizada entre ambas Coreas, afirmó. Le bastó agitar “un seductor elixir en base a astucia y retórica amenazante”, declaro esta experta a la AFP.

“Asistimos a una suerte de diplomacia del desfibrilador”, analizó por su lado Mintaro Oba, un ex funcionario del departamento de Estado estadounidense. “Se mantiene con vida al proceso a través de pinchazos, pero sin tratar el problema de fondo”.

Desde el fracaso de la cumbre de Hanói, Pyongyang acusaba a Washington de haber actuado de “mala fe” y le había dado hasta fin de año para cambiar su postura.

Las dos partes ya no tenían conversaciones oficiales y Corea del Norte provocó tensiones el mes pasado al lanzar misiles de corto alcance por primera vez desde noviembre de 2017.

El encuentro del domingo permitió al menos entrever un relanzamiento de las discusiones sobre la cuestión nuclear a nivel de grupos de trabajo dentro de dos o tres semanas, como lo anunció Donald Trump.

El multimillonario neoyorquino anunció además haber invitado a Kim a viajar a Estados Unidos.

Al fin y cabo, el resultado parece más consistente de lo que se podía esperar de una invitación lanzada a último momento el sábado por Twitter por un Trump que decía solamente querer ver al dirigente norcoreano para “estrecharle la mano y decirle hola”.

La entrevista tiene el “potencial de relanzar las negociaciones bloqueadas”, reconoció David Kim, del círculo de reflexión Stimson Center, pero ahora serán cruciales las discusiones a nivel operativo.

“Lo que nos falta es sustancia, no teatro”, dijo.

SIGUE LEYENDO
Advertisement

INTERNACIONAL

Extraficante de drogas dice pagó soborno de 250.000 a presidente hondureño

El exjefe del cartel de los Cachiros, Devis Lionel Rivera Maradiaga, testificó ayer  que pagó un soborno de 250.000 dólares al actual presidente de Honduras Juan Orlando Hernández.

El extraficante de droga no especificó cuándo hizo ese supuesto pago. Maradiaga mencionó el dato durante el interrogatorio que le hizo un abogado en el juicio que se lleva a cabo en Nueva York a Tony Hernández, hermano del actual mandatario. Tony Hernández está acusado de tráfico de drogas.

Rivera Maradiaga testificó que sobornó a tantos políticos en Honduras a cambio de protección en el narcotráfico que “hasta Tinoco Pacheco fue sobornado”. Julián Pacheco Tinoco es el actual Ministro de Seguridad de Honduras.á               

No es la primera vez que el tema de los supuestos sobornos para la campaña de Hernández ha salido a colación en el juicio del hermano del mandatario, quien ha rechazado previamente los señalamientos.á  

Rivera Maradiaga declaró poco antes que pagó entre 500.000 y 600.000 dólares en 2009 al expresidente de Honduras, Porfirio Lobo, a cambio de que le protegiera de la extradición a Estados Unidos. Señaló que Lobo, quien gobernó entre 2010-2014, también le ayudó a lavar dinero que provenía del narcotráfico.

El extraficante, que admitió en la corte ser responsable de 78 asesinatos, habló en el séptimo día de juicio a Tony Hernández.

Rivera Maradiaga también aseguró que los líderes del cartel de los Valle Valle le dijeron en 2014 que planeaban matar al actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, porque éste no les respondía el teléfono después de que ellos habían ayudado a financiar su elección presidencial en la zona de El Espíritu, en Copán.

Según Rivera Maradiaga, los hermanos Valle Valle –Luis y Arnulfo– le hablaron sobre su plan de asesinato durante una reunión en El Espíritu. El extraficante aseguró que él no se planteaba colaborar en ese asesinato porque ya estaba ayudando a escondidas a la agencia antidrogas estadounidense. “Y además nunca estuvo en mis pensamientos matar al presidente de mi país”, dijo

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending