Connect with us

INTERNACIONAL

Jill Biden, la nueva primera dama de los Estados Unidos

Jill Biden, de 69 años, es maestra de profesión, y se convirtió en uno de los principales activos de la campaña de su marido, Joe, acompañándole en visitas y hasta participando ella sola en mítines en estados cruciales, como hizo hace poco en Míchigan. Trae a la mesa largos años de experiencia como mujer de un senador y vicepresidente que le han propiciado abundantes contactos en los círculos políticos de Washington.

La maestra y madre de familia ya ha acompañado a su marido durante un largo periplo de campañas al senado, a la presidencia y a la vicepresidencia y sabe que todo detalle es importante en el fotogénico mundo de la política estadounidense. La máscara que llevaba, por ejemplo, era de la marca Athleta, especializada en productos femeninos para el yoga, y se vende en paquetes de tres, por 25 dólares (unos 21 euros). El vestido que lució, de la casa Gabriela Hearst, era de hecho reciclado de otra temporada, la de 2017, y entonces vendió por unos 1.500 dólares.

Voto hispano

Durante los años en que Biden fue vicepresidente, su mujer dio clases de inglés en una escuela púbica de Virginia, donde estudiaban muchos inmigrantes y refugiados, muchos de Iberoamérica. La campaña ha querido explotar esa experiencia, y le ha encargado que trate de ganarles el voto de grupos hispanos en EE.UU. Ella se ha puesto manos a la obra, y en varias entrevistas ha dicho está estudiando español por medio de aplicaciones móviles, para preparar sus reuniones.null

Ese es el carácter de Jill Biden: un activo para la campaña de su marido, trabajadora y discreta, en un marcado contraste con Melania Trump, que conoció a su marido cuando era modelo y que ha posado, sola o con su familia, para una ingente cantidad de revistas.

Jill y Joe Biden se casaron en 1977, ambos en segundas nupcias. Ella se había divorciado de su primer marido en 1975. Biden habría padecido en 1972 la muerte de su mujer y una hija en un funesto accidente de tráfico. Jill Biden se encargó de los dos hijos que ya tenía su marido, Hunter y Beau, y ambos tuvieron otra hija, Ashley. Beau Biden murió en 2015 de cáncer. Hunter ha sufrido durante años un problema de drogadicción, del que según su padre se ha recuperado. (ABC)

SIGUE LEYENDO
Advertisement

INTERNACIONAL

La Justicia de Panamá ordena un nuevo juicio al expresidente Martinelli

Un Tribunal de Apelaciones de Panamá anuló el fallo que en agosto de 2019 declaró “no culpable” al expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) de cuatro delitos relacionados con un caso de espionaje y malversación y ordenó un nuevo juicio pero solo por dos de ellos.

“Tribunal Superior de Apelaciones por mayoría acoge el Recurso de Anulación, en caso Pinchazos telefónicos y ordena se realice un nuevo juicio a solicitud de abogados querellantes y del Ministerio Público”, informó este viernes el Ministerio Público (MP, Fiscalía) .

Martinelli fue declarado “no culpable” de los delitos de interceptación de las telecomunicaciones sin autorización judicial (4 años de prisión), seguimiento y vigilancia sin autorización judicial (4 años), peculado por sustracción (10 años) y peculado de uso (3 años).

En un comunicado, el Ministerio Público precisó este viernes que en el nuevo juicio Martinelli se enfrentará a “los delitos (de) inviolabilidad del secreto y derecho a la intimidad” donde “figuran más de 150 víctimas entre dirigentes políticos, periodistas y sociedad civil».

Una de las supuestas víctimas de las escuchas y querellante, Mitchell Doens, criticó el fallo de anulación y dijo a Efe que la exclusión de los delitos de peculado redundaría en la posibilidad de que el expresidente nunca vaya a la cárcel aunque sea declarado culpable.

El peculado “es la prueba más fehaciente de que (Martinelli) utilizó fondos públicos para montar un sistema paralelo de espionaje” con equipos por “más de 11 millones de dólares”, y al ser eliminado ese delito quedan las acusaciones de “los pinchazos (escuchas), que de acreditársele y fallar en contra serían cuatro años (de pena), y el de seguimiento (persecución y vigilancia sin autorización judicial) que es menor».

“De manera tal que vamos a ir a un nuevo juicio, pero en ese nuevo juicio, en caso de que él salga condenado, sencillamente van a aplicarle lo que favorece siempre en estos casos a estos delincuentes, y eso trae como consecuencia que incluso no pague cárcel”, explicó Doens.

La decisión dada a conocer este viernes por el Tribunal Superior de Apelaciones “es definitiva, no puede recurrirse”, dijo a Efe el presidente del Colegio Nacional de Abogados (CNA) de Panamá, Juan Carlos Araúz.

El hecho de que Martinelli se encuentre ahora conformando un nuevo partido político, el llamado Realizando Metas, no le otorga un fuero que impida que afronte el nuevo juicio, añadió Araúz.

Martinelli, de 68 años, enfrentó un complicado juicio en el caso conocido como “pinchazos”, por el que fue extraditado por Estados Unidos, donde estuvo preso un año mientras batallaba por evitar su entrega a la Justicia panameña.

El exgobernante siempre dijo que el caso de los “pinchazos” fue producto de una supuesta “persecución política” del entonces presidente panameño Juan Carlos Varela (2014-2019), quien fue su vicepresidente y canciller, en una relación política que se rompió a mediados de 2011 entre acusaciones de corrupción.

Con la carta de la persecución política, Martinelli se fue de Panamá en enero de 2015, y regresó extraditado por EE.UU. el 11 de junio de 2018, tras un año preso en una cárcel federal.

El caso judicial fue complicado, pues comenzó en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) dada la investidura de diputado regional de la que gozaba Martinelli por ser un expresidente, pero terminó en la esfera ordinaria luego de que renunciara a su escaño en el parlamento centroamericano.

Martinelli enfrentó la fase final de su juzgamiento con la medida de casa por cárcel.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending