Connect with us

INTERNACIONAL

La Cámara de Representantes de EE.UU. investiga a una congresista demócrata

Katie Hill admitió haber tenido una relación sentimental con una ayudante de campaña, y califica de “delito” la publicación de sus fotos explícitas.

Una congresista demócrata por California, Katie Hill, se ha visto envuelta en un escándalo por su presunta relación sexual con un miembro de su equipo en el Congreso –algo que está prohibido por las normas de la Cámara–, después que un sitio web conservador la acusara de mantener ese romance y otra relación amorosa con una ayudante suya de campaña.

La publicación ha llevado al Comité de Ética de la Cámara de Representantes a abrir este miércoles una investigación en relación con las acusaciones formuladas en prensa, en el marco de la cual Hill —que es bisexual declarada— reconoció haber tenido la relación con su empleada Morgan Desjardins, pero niega las mismas acusaciones con respecto a su director legislativo, Graham Kelly.

En medio del escándalo, sus copartidarios le están brindando apoyo, mientras que los republicanos enfilan contra ella su crítica, que ha aumentado este jueves con la filtración de las fotos explícitas de Hill.

En esas imágenes la congresista se muestra luciendo un tatuaje que parece ser un símbolo nazi en su línea de bikini y fumando un ‘bong’ (pipa de agua para cannabis u otras hierbas). En otra foto, también se la ve desnuda mientras está peinando a su asistente de campaña, Desjardins, con la que se besa en una tercera imagen.

En respuesta, Hill ha acusado a su exmarido —de quién se divorció en julio y con quien supuestamente había tenido una relación poliamorosa con Desjardins— por tratar de humillarla, y a sus oponentes por explotar su vida amorosa con fines políticos.

Al mismo tiempo, calificó de “delito” la publicación de sus fotos íntimas sin su consentimiento, insistiendo en que el responsable de ello debe ser castigado de acuerdo con la ley y advirtiendo que ha notificado a la Policía del Capitolio para que así lo investigue

SIGUE LEYENDO
Advertisement

INTERNACIONAL

EE.UU. vende 2.370 millones de dólares en misiles a Taiwán

El Gobierno estadounidense anunció este lunes la venta a Taiwán de 100 sistemas de defensa marítima Harpoon y 400 misiles de este tipo por 2.370 millones de dólares, una transacción a la que China había advertido que respondería con sanciones.

El Gobierno del presidente Donad Trump “notificó hoy formalmente al Congreso una venta de cien Sistemas de Defensa Costera Harpoon (HCDS), incluidos 400 misiles de superficie RGM-84L-4 Harpoon Block II, por valor de 2.370 millones de dólares”, informó un funcionario del Departamento de Estado que pidió no ser identificado.

Antes incluso del anuncio, el Gobierno Chino anunció hoy la imposición de sanciones a los fabricantes de este sistema de misiles, Lockheed Martin, Boeing Defense y Raytheon.

Según el Departamento de Estado, la venta, a la que ahora deberá dar su visto bueno el Congreso de Estados Unidos, comprende material “necesario para permitirle (a Taiwán) mantener una capacidad de autodefensa suficiente».

“Si se concluye la venta, este sistema mejorará la capacidad defensiva de Taiwán, que tiene la intención de utilizar sus propios fondos para esta compra”, dijo el funcionario.

El Gobierno de Trump ha mantenido una política de enfrentamiento con China y ha dado prioridad al fortalecimiento de las relaciones con Taiwán, incluida la venta de armas, pese a que en 1979 Washington rompió sus relaciones con Taipéi, que se convirtieron en informales, tras reconocer a la República Popular China.

Además de una política de imposición de aranceles, la actual Administración estadounidense envió en agosto pasado a Taiwán a su secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, en la primera visita de un funcionario de más alto rango a la isla desde entonces.

Taiwán se considera un territorio soberano con Gobierno y un sistema político propios bajo el nombre de República de China desde el final de la guerra civil entre nacionalistas y comunistas en 1949, pero Pekín mantiene que es una provincia rebelde e insiste en que debe retornar a lo que denomina la patria común.

“EE.UU. mantiene un interés permanente en la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán y considera que la seguridad de Taiwán es fundamental para la seguridad y la estabilidad de la región del Indo-Pacífico en general”, aseguró el funcionario estadounidense.

“Nuestra política de larga data sobre ventas de material de defensa a Taiwán se ha mantenido constante en siete administraciones estadounidenses diferentes y contribuye a la seguridad de Taiwán y al mantenimiento de la paz y la estabilidad en todo el Estrecho de Taiwán”, agregó.

Además de los sistemas de defensa costera Harpoon y los 400 misiles adicionales RGM-84L-4 Harpoon Block II, la venta incluye cuatro misiles de ejercicio RTM-84L-4 Harpoon Block II y 25 camiones radar, repuestos, equipo de apoyo y capacitación.

“La venta propuesta de este equipo y apoyo no alterará el equilibrio militar básico en la región”, dijo por su lado la Agencia para la Cooperación y Seguridad en Defensa de EE.UU.

Por el contrario, agregó, “ayudará a mantener la estabilidad política, el equilibrio militar, económico y el progreso de la región».

El contratista principal del sistema de misiles es la compañía Boeing, aunque las autoridades chinas han anunciado sanciones también a Lockheed Martin y Raytheon, empresas que están implicadas en la fabricación de otros equipos de armas propuestos a Taipei .

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Zhao Lijian, citado por el rotativo Global Times, anunció la imposición de sanciones contra las tres empresas por su vinculación con la venta y aseguró que las represalias también alcanzarán a “otros particulares y entidades”, aunque no especificó los detalles.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending