Connect with us

INTERNACIONAL

La Cámara de Representantes de EE.UU. investiga a una congresista demócrata

Katie Hill admitió haber tenido una relación sentimental con una ayudante de campaña, y califica de “delito” la publicación de sus fotos explícitas.

Una congresista demócrata por California, Katie Hill, se ha visto envuelta en un escándalo por su presunta relación sexual con un miembro de su equipo en el Congreso –algo que está prohibido por las normas de la Cámara–, después que un sitio web conservador la acusara de mantener ese romance y otra relación amorosa con una ayudante suya de campaña.

La publicación ha llevado al Comité de Ética de la Cámara de Representantes a abrir este miércoles una investigación en relación con las acusaciones formuladas en prensa, en el marco de la cual Hill —que es bisexual declarada— reconoció haber tenido la relación con su empleada Morgan Desjardins, pero niega las mismas acusaciones con respecto a su director legislativo, Graham Kelly.

En medio del escándalo, sus copartidarios le están brindando apoyo, mientras que los republicanos enfilan contra ella su crítica, que ha aumentado este jueves con la filtración de las fotos explícitas de Hill.

En esas imágenes la congresista se muestra luciendo un tatuaje que parece ser un símbolo nazi en su línea de bikini y fumando un ‘bong’ (pipa de agua para cannabis u otras hierbas). En otra foto, también se la ve desnuda mientras está peinando a su asistente de campaña, Desjardins, con la que se besa en una tercera imagen.

En respuesta, Hill ha acusado a su exmarido —de quién se divorció en julio y con quien supuestamente había tenido una relación poliamorosa con Desjardins— por tratar de humillarla, y a sus oponentes por explotar su vida amorosa con fines políticos.

Al mismo tiempo, calificó de “delito” la publicación de sus fotos íntimas sin su consentimiento, insistiendo en que el responsable de ello debe ser castigado de acuerdo con la ley y advirtiendo que ha notificado a la Policía del Capitolio para que así lo investigue

SIGUE LEYENDO
Advertisement

INTERNACIONAL

Trump se niega a ponerse mascarilla en público: «No quiero darle ese gusto a la prensa»

Donald Trump visitó este jueves una factoría de Ford y se negó a ponerse una mascarilla en público, a pesar de que es obligatorio en ese lugar de trabajo y de las presiones a su alrededor para que lo haga. El presidente de EE.UU. ha optado por no usar la protección delante de las cámaras, a pesar de que la autoridad médica de su Administracios, los Centros para el Control y la Protección de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés), la recomiendan de forma generalizada desde el 3 de abril para frenar la expansión del Covid-19. Ayer volvió a no hacerlo, aunque después apareció una imagen en la que el presidente la llevaba durante su visita privada a la fábrica, cuando estaba fuera de la mirada de los medios.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending