Connect with us

INTERNACIONAL

La justicia de Ecuador llama a juicio a Rafael Correa por un caso de sobornos y financiación ilegal de su partido

La justicia de Ecuador ha llamado a juicio al expresidente Rafael Correa por el caso soborno, en el cual se investiga un entramado de pagos de empresas al partido Alianza PAÍS a cambio de obtener contratos. La decisión de la jueza Daniella Camacho comenzó con un tirón de orejas para la Fiscalía por haber presentado una acusación desordenada e incompleta, sin embargo, la magistrada enjuició a última hora de este viernes al exmandatario y a otras 20 personas, entre las que se encuentran los miembros más cercanos a su anterior Gobierno.

Junto a Correa, van a juicio por el cargo de cohecho, castigado con cárcel de hasta cinco años, su exvicepresidente Jorge Glas, su exministra de Obras Públicas; María de los Ángeles Duarte, su exsecretario del Agua; Walter Solís, su exministro de Turismo; Fernando Alvarado, su exsecretario jurídico de la presidencia; Alexis Mera y la exvicepresidenta de la Asamblea, Viviana Bonilla. Además, están implicadas y serán enjuiciadas dos funcionarias que fueron clave para desentramar la red de aportes ilegales con las que Alianza PAÍS, segun la investigación, financió campañas electorales y en retribución otorgaba contratos públicos a las empresas involucradas. Pamela Martínez y Laura Terán trabajaron como secretaria y asistente en el despacho presidencial y aportaron un sinnúmero de documentos, chats, correos electrónicos, facturas y archivos en los que se habían registrado los pagos y los nombres de los implicados.

La jueza Daniella Camacho retomó este viernes la audiencia para llamamiento a juicio a la que acudió con un documento de resolución de 300 páginas en las que acogía la mayoría de los elementos de prueba propuestos por la Fiscalía, pese a haber cuestionado que el Ministerio Fiscal haya dejado fuera del caso a la empresa Odebretht y a otras compañías que aparecían mencionadas como aportantes de Alianza PAÍS en los registros de la trama. También criticó que se haya descartado la aplicación de otros delitos que van aparejados al cohecho y que no solo castigan a los funcionarios que reciben sobornos sino a los sujetos privados que entregan las coimas, teniendo en cuenta que tanto la Fiscalía General del Estado como la Procuraduría habían esbozado en las fases previas un caso de una “organización criminal” a cuya cabeza estaba el expresidente Correa.

El caso surgió de una revelación periodística conocida como Arroz Verde que hacía referencia a la “receta” de reparto de sobornos entre altos funcionarios por parte de empresas como Odebrecht o contratistas chinas, también ya investigadas por irregularidades en otros procesos. Según las alusiones en clave, recopiladas en la bitácora de la asesora presidencial Pamela Martínez, se distribuía el dinero con autorización y conocimiento orden de SP. Esas siglas, inicialmente atribuidas a “Señor Presidente” fueron confirmadas por el mismo Correa cuando trató de desvirtuar a través de las redes sociales que los pagos fuesen coimas. El expresidente publicó recibos que, según su versión, mostraban sus aportes a un fondo solidario del partido. “Para FS de parte de SP”, decía uno de los comprobantes de 2014, que corroboraba que esas dos iniciales aluden a Rafael Correa

SIGUE LEYENDO
Advertisement

INTERNACIONAL

EE.UU. vende 2.370 millones de dólares en misiles a Taiwán

El Gobierno estadounidense anunció este lunes la venta a Taiwán de 100 sistemas de defensa marítima Harpoon y 400 misiles de este tipo por 2.370 millones de dólares, una transacción a la que China había advertido que respondería con sanciones.

El Gobierno del presidente Donad Trump “notificó hoy formalmente al Congreso una venta de cien Sistemas de Defensa Costera Harpoon (HCDS), incluidos 400 misiles de superficie RGM-84L-4 Harpoon Block II, por valor de 2.370 millones de dólares”, informó un funcionario del Departamento de Estado que pidió no ser identificado.

Antes incluso del anuncio, el Gobierno Chino anunció hoy la imposición de sanciones a los fabricantes de este sistema de misiles, Lockheed Martin, Boeing Defense y Raytheon.

Según el Departamento de Estado, la venta, a la que ahora deberá dar su visto bueno el Congreso de Estados Unidos, comprende material “necesario para permitirle (a Taiwán) mantener una capacidad de autodefensa suficiente».

“Si se concluye la venta, este sistema mejorará la capacidad defensiva de Taiwán, que tiene la intención de utilizar sus propios fondos para esta compra”, dijo el funcionario.

El Gobierno de Trump ha mantenido una política de enfrentamiento con China y ha dado prioridad al fortalecimiento de las relaciones con Taiwán, incluida la venta de armas, pese a que en 1979 Washington rompió sus relaciones con Taipéi, que se convirtieron en informales, tras reconocer a la República Popular China.

Además de una política de imposición de aranceles, la actual Administración estadounidense envió en agosto pasado a Taiwán a su secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, en la primera visita de un funcionario de más alto rango a la isla desde entonces.

Taiwán se considera un territorio soberano con Gobierno y un sistema político propios bajo el nombre de República de China desde el final de la guerra civil entre nacionalistas y comunistas en 1949, pero Pekín mantiene que es una provincia rebelde e insiste en que debe retornar a lo que denomina la patria común.

“EE.UU. mantiene un interés permanente en la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán y considera que la seguridad de Taiwán es fundamental para la seguridad y la estabilidad de la región del Indo-Pacífico en general”, aseguró el funcionario estadounidense.

“Nuestra política de larga data sobre ventas de material de defensa a Taiwán se ha mantenido constante en siete administraciones estadounidenses diferentes y contribuye a la seguridad de Taiwán y al mantenimiento de la paz y la estabilidad en todo el Estrecho de Taiwán”, agregó.

Además de los sistemas de defensa costera Harpoon y los 400 misiles adicionales RGM-84L-4 Harpoon Block II, la venta incluye cuatro misiles de ejercicio RTM-84L-4 Harpoon Block II y 25 camiones radar, repuestos, equipo de apoyo y capacitación.

“La venta propuesta de este equipo y apoyo no alterará el equilibrio militar básico en la región”, dijo por su lado la Agencia para la Cooperación y Seguridad en Defensa de EE.UU.

Por el contrario, agregó, “ayudará a mantener la estabilidad política, el equilibrio militar, económico y el progreso de la región».

El contratista principal del sistema de misiles es la compañía Boeing, aunque las autoridades chinas han anunciado sanciones también a Lockheed Martin y Raytheon, empresas que están implicadas en la fabricación de otros equipos de armas propuestos a Taipei .

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Zhao Lijian, citado por el rotativo Global Times, anunció la imposición de sanciones contra las tres empresas por su vinculación con la venta y aseguró que las represalias también alcanzarán a “otros particulares y entidades”, aunque no especificó los detalles.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending