Connect with us

INTERNACIONAL

Renzi dimite tras la derrota del Partido Democrático y anuncia que pasará a la oposición

El secretario general de Partido Democrático (PD) ha presentado este lunes su renuncia al frente de la principal formación del centroizquierda italiano, relegada a tercera fuerza política en el Parlamento, con un respaldo del 20% de los apoyos tras las elecciones celebradas este domingo. “Hay que abrir una nueva época en el PD”, ha dicho durante una rueda de prensa sin preguntas en la sede de la formación desde donde ha llamado a una Asamblea Nacional del partido para elegir a un nuevo líder. Además, Renzi ha confirmado que el hasta ahora gobernante PD pasará a la oposición porque se niega, ha dicho, a pactar con nadie y menos aún con los “extremistas”, “antisistema” y “antieuropeos”, como ha calificado el florentino, del Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga, las dos formaciones más votadas.

Como ya hiciera tras la dura derrota cosechada en el referéndum constitucional de 2016, larga antesala del fiasco electoral de este domingo, Renzi se ha alzado con coherencia desde via Nazareno, sede en Roma del partido, y ha presentado su dimisión, maniatado por la irrelevancia a la que ha sumido a su formación, tan solo cinco años después de que el entonces líder del PD, Pier Luigi Bersani, se hiciera con la victoria tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado.

“Dejo el mando del Partido Democrático”, ha dicho Renzi, de 43 años esta tarde en una comparecencia pública en la que ha explicado que convocará un congreso para elegir al nuevo líder el partido. El político se ha quedado sin margen. Dentro de los escenarios imaginables que se podrían haber dado tras el 4 de marzo, uno de ellos respondía al nombre de Renzisconi (Renzi y Berlusconi). Hubiera sido el teatro político preferido por los moderados, una gran coalición a la alemana de PD y Forza Italia, formación de centroderecha bajo la dirección de Silvio Berlusconi. Pero el lento recuento de la madrugada fue sumiendo el rojo del PD a un lugar residual en el mapa político de Italia —más si cabe tras la derrota en las municipales del pasado verano—. Ahora “tenemos que recuperar terreno y trabajar en las calles”, concedió el florentino.

La victoria del M5S de Luigi di Maio, y el gran crecimiento de la Liga de Matteo Salvini, encerraron al PD en un callejón sin salida, sin cartas que jugar en la partida que se abre ahora con el presidente Sergio Mattarella. Di Maio, que durante la precampaña había prometido no aliarse con nadie, ha dicho este mismo lunes tras conocer el éxito cosechado que está “dispuesto a empezar conversaciones con todos”. El M5S es una amalgama de formaciones de diferente ideología que surgió como partido protesta.

Muchos han acusado a Renzi de arrogancia. Y sin duda esto le puede haber pasado factura. Es esa mueca de media sonrisa, de joven político sobradamente preparado —lleva 14 años ejerciendo la actividad pública— que ha rozado casi todo en el poder, la que quizá le ha costado la distancia con el elector. A partir de este lunes pasará a ser un “simple senador por Florencia”, según declaró él mismo.

SIGUE LEYENDO
Advertisement

INTERNACIONAL

Papa Francisco: el chisme es «peor» que el coronavirus

Ciudad del Vaticano.– El papa Francisco dijo el domingo que el chisme es una “plaga peor que el covid” que busca dividir a la Iglesia católica

El pontífice se desvió de su texto preparado para redoblar su frecuente queja sobre chismes dentro de las comunidades eclesiásticas e incluso dentro de la burocracia del Vaticano.

Francisco no dio detalles durante su bendición semanal, pero comentó que el diablo es el “chismoso mayor” que busca dividir a la iglesia con sus mentiras. “Por favor, hermanos y hermanas, tratemos de no chismear”, dijo.

“El chisme es una plaga peor que el covid. Peor. Hagamos un gran esfuerzo: íno chismes!”. Los comentarios de Francisco se produjeron mientras hablaba sobre un pasaje del Evangelio sobre la necesidad de corregir a los demás en privado cuando hacen algo mal.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending