Connect with us

INTERNACIONAL

Sara Netanyahu, esposa del Primer Ministro de Israel, acusada de fraude

Sara Netanyahu, la esposa del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, ha sido imputada este jueves por “fraude en circunstancias agravadas” y abuso de confianza. La fiscalía israelí considera que entre septiembre de 2010 y marzo de 2013, Sara Netanyahu incurrió en un fraude sistemático en el manejo de los fondos de la residencia oficial del primer ministro al encargar comidas, a proveedores externos, por valor de 360.000 NIS (unos 85.000 euros), cuando contaba con personal de cocina contratado a tiempo completo, a sueldo del Estado, para cubrir las necesidades de la residencia.

La mujer del líder israelí no logró convencer con sus argumentos al fiscal general del Estado, Avihai Mandelblit, que rechazó la oferta que le hicieron el pasado mes de mayo de devolver el dinero público, con el que costeó esos gastos en comida de lujo, para evitar ser procesada. Según la prensa israelí, durante las últimas semanas los abogados de la esposa de Netanyahu han estado en contacto tanto con Mandelblit, como con la fiscalía de Distrito de Jerusalén, para tratar de llegar a un acuerdo que le permitiese evitar un juicio en el que su cliente podría ser condenada

SIGUE LEYENDO
Advertisement

INTERNACIONAL

La Justicia de Panamá ordena un nuevo juicio al expresidente Martinelli

Un Tribunal de Apelaciones de Panamá anuló el fallo que en agosto de 2019 declaró “no culpable” al expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) de cuatro delitos relacionados con un caso de espionaje y malversación y ordenó un nuevo juicio pero solo por dos de ellos.

“Tribunal Superior de Apelaciones por mayoría acoge el Recurso de Anulación, en caso Pinchazos telefónicos y ordena se realice un nuevo juicio a solicitud de abogados querellantes y del Ministerio Público”, informó este viernes el Ministerio Público (MP, Fiscalía) .

Martinelli fue declarado “no culpable” de los delitos de interceptación de las telecomunicaciones sin autorización judicial (4 años de prisión), seguimiento y vigilancia sin autorización judicial (4 años), peculado por sustracción (10 años) y peculado de uso (3 años).

En un comunicado, el Ministerio Público precisó este viernes que en el nuevo juicio Martinelli se enfrentará a “los delitos (de) inviolabilidad del secreto y derecho a la intimidad” donde “figuran más de 150 víctimas entre dirigentes políticos, periodistas y sociedad civil».

Una de las supuestas víctimas de las escuchas y querellante, Mitchell Doens, criticó el fallo de anulación y dijo a Efe que la exclusión de los delitos de peculado redundaría en la posibilidad de que el expresidente nunca vaya a la cárcel aunque sea declarado culpable.

El peculado “es la prueba más fehaciente de que (Martinelli) utilizó fondos públicos para montar un sistema paralelo de espionaje” con equipos por “más de 11 millones de dólares”, y al ser eliminado ese delito quedan las acusaciones de “los pinchazos (escuchas), que de acreditársele y fallar en contra serían cuatro años (de pena), y el de seguimiento (persecución y vigilancia sin autorización judicial) que es menor».

“De manera tal que vamos a ir a un nuevo juicio, pero en ese nuevo juicio, en caso de que él salga condenado, sencillamente van a aplicarle lo que favorece siempre en estos casos a estos delincuentes, y eso trae como consecuencia que incluso no pague cárcel”, explicó Doens.

La decisión dada a conocer este viernes por el Tribunal Superior de Apelaciones “es definitiva, no puede recurrirse”, dijo a Efe el presidente del Colegio Nacional de Abogados (CNA) de Panamá, Juan Carlos Araúz.

El hecho de que Martinelli se encuentre ahora conformando un nuevo partido político, el llamado Realizando Metas, no le otorga un fuero que impida que afronte el nuevo juicio, añadió Araúz.

Martinelli, de 68 años, enfrentó un complicado juicio en el caso conocido como “pinchazos”, por el que fue extraditado por Estados Unidos, donde estuvo preso un año mientras batallaba por evitar su entrega a la Justicia panameña.

El exgobernante siempre dijo que el caso de los “pinchazos” fue producto de una supuesta “persecución política” del entonces presidente panameño Juan Carlos Varela (2014-2019), quien fue su vicepresidente y canciller, en una relación política que se rompió a mediados de 2011 entre acusaciones de corrupción.

Con la carta de la persecución política, Martinelli se fue de Panamá en enero de 2015, y regresó extraditado por EE.UU. el 11 de junio de 2018, tras un año preso en una cárcel federal.

El caso judicial fue complicado, pues comenzó en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) dada la investidura de diputado regional de la que gozaba Martinelli por ser un expresidente, pero terminó en la esfera ordinaria luego de que renunciara a su escaño en el parlamento centroamericano.

Martinelli enfrentó la fase final de su juzgamiento con la medida de casa por cárcel.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending