Connect with us

INTERNACIONAL

La frustración democrática crece en América Latina

El apoyo a la democracia en la región lleva cinco años consecutivos de caídas y solo el 53% de los ciudadanos consultados se mostraba partidario de esta forma de Gobierno. Cinco meses después, el think tank alemán Bertelsmann Stiftung le pone letra y argumentos a los fríos datos. La problemática no se circunscribe solo a América Latina, sino que es global: en todo el mundo la evaluación de la calidad de la democracia, de la economía de mercado y, en general, de los Gobiernos están en mínimos desde que se empezaron a recabar datos, allá por 2006. Pero en el caso concreto de Latinoamérica las señales de alerta que envía el último Índice de Transformación de la fundación germana son especialmente preocupantes: “Hay signos en aumento de un síndrome por el que las élites políticas no logran ofrecer soluciones satisfactorias”.

Esta crisis de confianza, subrayan los especialistas de Bertelsmann Stiftung, está empezando a erosionar la propia legitimidad de los Ejecutivos regionales, cuyos niveles de aprobación están -salvo en contadas excepciones- en niveles históricamente bajos. “Más aún, hay una amenaza creciente sobre la legitimidad de la democracia en sí misma, que sigue perdiendo apoyo en la población. En Latinoamérica la insatisfacción con el funcionamiento de la democracia está amenazando con mutar en un descontento en la democracia como tal”.

La generación del sismo: más pobres, con menos oportunidades y decepcionados con el Gobierno
El consenso en torno al modelo democrático sigue siendo la nota predominante en América Latina, pero su fuerza cada vez es menor. En su diagnóstico, los especialistas de la organización privada alemana detectan un bajo estado de ánimo social “alimentado por una creciente discrepancia entre las mayores demandas de los ciudadanos y la falta (real o percibida) de capacidad para resolver los problemas por parte de las élites políticas, cuya reputación se ha visto mermada por escándalos de corrupción en los últimos años”.

De los 21 países tomados como muestra en el estudio únicamente cinco -Uruguay, Chile, Costa Rica, Jamaica y Argentina- son considerados “democracias en consolidación”. Otros nueve -Brasil, El Salvador, Panamá, Bolivia, República Dominicana, Colombia, Perú, Paraguay y México- son catalogados como “democracias imperfectas” y tres más -Ecuador, Honduras y Guatemala-, como “democracias altamente imperfectas”. Las autocracias, por su parte, se dividen en dos: las “moderadas” -Nicaragua, el único Estado de la región que ha pasado a engrosar esta lista de dudoso honor desde 2006, y Haití- y las de “línea dura” -Venezuela y Cuba-.

De entre la pléyade de factores de esa desafección, los técnicos del think tank con sede en Gütersloh se detienen en uno: el estancamiento económico generalizado desde 2010 del que solamente ahora la región empieza a salir. “El auge económico que, desde el inicio del milenio, llevó a muchos latinoamericanos a la clase media baja es cosa del pasado”. En ese entorno de bajo crecimiento del ingreso per cápita, los “importantes” esfuerzos de apoyo público se han tornado en claramente insuficientes ante el frenazo en la creación de empleo formal.

SIGUE LEYENDO
Advertisement

INTERNACIONAL

Apresan en Miami el candidato presidencial guatemalteco Mario Estrada por nexos con el narco

El anuncio de que Mario Estrada, candidato a la presidencia de Guatemala por el minoritario partido Unión del Cambio Nacional (UCN) –sin ninguna posibilidad real de alcanzar la victoria en las urnas en las elecciones de junio–, más que una sorpresa viene a ser la confirmación de cómo el Estado ha sido permeado por las mafias. Su importancia real depende de que las investigaciones en curso puedan fijar el grado de infiltración de las redes mafiosas infiltradas en la política guatemalteca y las conexiones Estrada con otras organizaciones.

El político guatemalteco fue capturado este miércoles en Miami (Florida, EE UU) junto a uno de sus hombres de confianza, Juan Pablo González Mayorga. Ambos enfrentan cargos por conspiración para exportar cocaína hacia el país norteamericano, así como para importar armas de alto poder. Una nota del Departamento de Justicia puntualiza que tanto Estrada como González “conspiraron para solicitar dinero del cartel de Sinaloa para financiar su plan para alcanzar la presidencia”, a cambio de, ya en el poder, “ayudar al cartel a utilizar los puertos y aeropuertos guatemaltecos como puente para exportar toneladas de cocaína a territorio estadounidense”.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending