Connect with us

TECNOLOGÍA

Apagón en aeropuerto de Atlanta deja miles de pasajeros en tierra

Un apagón en el aeropuerto internacional de Atlanta, el más transitado del mundo, dejó este domingo a miles de pasajeros en tierra. Los vuelos salientes han sido retrasados o cancelados, y los entrantes, desviados a otros aeropuertos.

“Un apagón ha impactado varias zonas del aeropuerto. Las autoridades están trabajando para restaurar la normalidad”, explicaron los responsables del aeropuerto Hartsfield-Jackson en un tuit. Por sus puertas de embarque pasan cada día más de 275.000 personas. El año pasado 104 millones de pasajeros recorrieron sus pasillos, según la organización Airports Council International.

Tras detectarse el fallo eléctrico, la Administración de Aviación Federal (FAA, por sus siglas en inglés) ordenó el desvío para cualquier vuelo que se dirigiera hacia Atlanta, notificando de que no podrían aterrizar, y prohibió el despegue de otras aeronaves. Los vuelos que tuvieran planeado salir rumbo al aeropuerto desde otros lugares también estarán retenidos hasta que los técnicos solucionen el problema. Se desconoce el motivo del fallo ni los detalles de este. Según ABC, al menos 100 aviones permanecen estancados en las pistas.

Centenares de pasajeros afectados acudieron a las redes para expresar sus frustraciones por el apagón, que ocurre en una de las temporadas altas por la víspera de las navidades. Las escenas narradas eran de caos, confusión y falta de información. “No hay electricidad y los responsables no tienen ni idea. Los ordenadores, los altavoces y los establecimientos están todos abajo mientras los pasajeros confundidos esperan”, tuiteó un usuario.

El aeropuerto está trazando un plan para desviar a los vuelos internacionales que ya estaban en camino a Atlanta para que puedan aterrizar en otros lugares.

SIGUE LEYENDO
Advertisement

TECNOLOGÍA

El IPhone 12 con diseño atractivo y apuestas de futuro

El nuevo iPhone 12 cumple los requisitos para ser el teléfono base de Apple de cara al futuro, un dispositivo de diseño atractivo con la vista claramente puesta en los próximos cuatro o cinco años, con apuestas como la compatibilidad 5G y el MagSafe.

El modelo estándar (de tamaño medio entre el Pro y el mini) cuesta 799 dólares para la versión de 64 GB (909 euros en el mercado europeo) y no viene con cargador ni con auriculares, uno de los aspectos más arriesgados.

Que Apple tenía que sacar un teléfono compatible con la nueva red de altísima velocidad estaba claro desde hace tiempo y, pese a ello, cuando ha llegado el momento, las circunstancias aún no parecen ser las más propicias, con el 5G con todavía mucha menos presencia geográfica de la que era de esperar.

EL 5G COMO INVERSIÓN DE FUTURO

Eso convierte esta capacidad del nuevo iPhone más en una inversión de futuro para el consumidor que en una ventaja inmediata, puesto que a medida que el 5G vaya ganando más y más terreno y llegando a más lugares, este no tendrá necesidad de actualizar su teléfono para poder acceder a la red.null

En los lugares en que esta red ya está disponible, el iPhone 12 la detecta automáticamente y cambia a ella sólo si es necesario (para descargar, reproducir vídeo, etc.), optimizando así la vida de la batería, puesto que la conexión a 5G consume más recursos.

Al margen de la conectividad, lo que más llama la atención del nuevo teléfono estándar de Apple es su diseño- con sus 6,1 pulgadas, es más pequeño que el iPhone 11, y sus costados de aluminio completamente planos recuerdan a modelos anteriores que dejaron buenos recuerdos en el público como el 4 o el 5.null

En general, se trata de un modelo atractivo y compacto, con marcos muy finos, cómodo de sostener con la mano y poco resbaladizo, aunque si eso ocurre, la pantalla de cerámica transparente debería ofrecer una resistencia hasta cuatro veces mayor a la de las versiones anteriores.

PANTALLA OLED Y NEGROS INTENSOS

Por primera vez en el iPhone estándar, la pantalla es OLED, lo que proporciona un color de muy alta calidad, especialmente en relación a la intensidad del negro, a la altura del modelo Pro más sofisticado.

La otra apuesta de futuro además del 5G es la inclusión por primera vez en un iPhone del sistema magnético MagSafe (heredado de los MacBook), que, unido al hecho de que el teléfono se vende sin cargador, apunta a este método como la idea que Apple lleva en la cabeza para cargar sus teléfonos en los próximos años.

Eso sí, el cargador inalámbrico para MagSafe se tiene que comprar por separado (39 dólares; 45 euros en Europa), por lo que al echar cuentas conviene añadir esta cifra si no se dispone ya de cargadores de modelos antiguos.

El cargador inalámbrico -más lento que un cargador convencional- se adhiere con fuerza al teléfono y se puede sujetar por el cable sin que este caiga, lo que resulta una garantía para evitar accidentes.

La autonomía de la batería es precisamente uno de los aspectos más flojos del nuevo iPhone, puesto que pese a que el procesador A14 Bionic debería ayudar a mejorar la eficiencia energética -además de aumentar la velocidad-, el teléfono apenas aguanta un día entero sin necesidad de recargarse.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending