Connect with us

TECNOLOGÍA

EE UU llega a un acuerdo con el fabricante de móviles chino ZTE

El Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció este jueves un acuerdo con el grupo chino ZTE. El pacto permitirá al fabricante de móviles y equipamiento de telecomunicaciones retomar sus actividades al tiempo se espera contribuya a allanar las negociaciones comerciales con China. La compañía tendrá que pagar una sanción de 1.000 millones de dólares (unos 850 millones de euros) y acepta que un equipo de supervisores vigile desde dentro que se cumplen los compromisos acordados.

Wilbur Ross, secretario de Comercio, explicó los términos en una entrevista con la cadena CNBC. ZTE ya fue multada hace un año por vender tecnología a Irán y Corea del Norte, violando los términos del embargo. En su día fue la mayor sanción a una empresa no financiera. Los productos se exportaban de forma directa o indirecta desde EE UU. Pero el grupo chino trató de esquivar la reprimenda y la Administración de Donald Trump procedió a prohibirle operar en el país.

El castigo obligó a ZTE a cesar sus operaciones, al quedar excluida de su mayor mercado. El grupo se convertía así en víctima del choque comercial entre las dos potencias, pese a que los motivos de la sanción estaban relacionados con la seguridad nacional. El presidente Trump aseguró pocos días después que había dado la orden a Ross para que tratara de lograr una solución que permitiera evitar la destrucción de miles de empleos en la compañía.

Tras un mes de negociaciones, y en la víspera de que Ross procede a anunciar un acuerdo que espera sirva de ejemplo para otras compañías que no respetan las reglas. ZTE tendrá un plazo de 30 días para cambiar a su cúpula directiva y creará un departamento de cumplimiento que estará integrado por personas elegidas por EE UU. “Son términos bastante estrictos”, asegura el secretario de Comercio, “no tienen precedentes”.

Los componentes de ZTE están prácticamente presentes en todos los teléfonos del mundo. El acuerdo incluye 400 millones dólares que se pondrán a parte para cubrir futuras violaciones del acuerdo. Eso eleva el montante total pactado a 1.400 millones de dólares (1.185 millones de euros), muy cerca de los 1.700 millones dólares que se especularon durante los últimos días. Ross asegura que así retienen el poder para negarles de nuevo el acceso a la tecnología de EE UU.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, aclaró por su parte que la intención inicial del veto no era forzar el cierre de la empresa sino provocar un cambio en su conducta. Pero el temor de fondo era que el derrumbe de ZTE, que tiene relaciones de negocio de multinacionales como Qualcomm o Google, provocara un enfrentamiento aún mayor en la delicada relación comercial entre EE UU y China. El pacto se cierra a punto de arrancar el G7.

ZTE cotiza en los mercados de Hong Kong y Shenzhen. Su capitalización bursátil ronda los 20.000 millones de dólares. Cuenta con cerca de 75.000 empleados y sus ventas anuales se aproximan a los 16.800 millones de dólares. Si el acuerdo anunciado este jueves por Ross se suma a la sanción que se impuso el año pasado, la penalización financiera total contra la compañía asciende así a 2.290 millones de dólares. “Vigilaremos muy de cerca su conducta”, concluye Ross.

SIGUE LEYENDO
Advertisement

TECNOLOGÍA

Twitter ya permite a los usuarios elegir quién puede responder a sus mensajes

La red social Twitter anunció que a partir de este mismo martes todos sus usuarios tienen la capacidad de elegir quién puede responder a sus mensajes, una medida que podría cambiar la naturaleza de las conversaciones en la plataforma si su uso se extiende.

De ahora en adelante, antes de que un internauta publique un mensaje, la red social le ofrecerá tres opciones: que todo el mundo pueda responder como hasta la fecha; que sólo puedan responder aquellos a quienes el usuario sigue en Twitter; o que sólo puedan responder aquellos a quienes se menciona directamente.

Si un internauta no tiene permiso para responder a un tuit, esta opción le aparecerá bloqueada y en gris, aunque sí podrá ver ese mensaje, retuitearlo y darle a “Me Gusta”.

Según explico en una entrada en el blog oficial de la compañía la directora de gestión de producto de Twitter, Suzanne Xie, el objetivo es que las personas se sientan “cómodas” en la red social y puedan mantener “conversaciones cargadas de significado que antes no eran posibles”.

La medida resulta relevante porque afecta de pleno la naturaleza de Twitter, un foro en el que hasta ahora todo el mundo podía ofrecer su opinión de forma pública sobre lo que otros estaban diciendo, algo que desde la firma aseguraron que seguirá siendo posible si se retweetea el mensaje en cuestión y se le añade un comentario.

Uno de los aspectos que más dudas planteará previsiblemente la nueva opción ofrecida por Twitter es que afecta a todos los usuarios, lo que incluye a figuras públicas y cargos políticos, que ahora también podrán decidir quien responde a sus mensajes.

Este mismo martes, el principal competidor de Twitter, Facebook, anunció que entre abril y junio eliminó más del doble de contenidos considerados de odio que en el trimestre anterior, coincidiendo con el inicio del boicot publicitario contra la empresa instigado precisamente por esta cuestión.

En el pasado trimestre, Facebook eliminó en todo el mundo 22,5 millones de mensajes de odio contra distintos grupos humanos, frente a los 9,6 millones que eliminó entre enero y marzo, un incremento que achacó a la ampliación de su tecnología de automatización a los idiomas español, árabe e indonesio, además de la mejora de las herramientas en inglés.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending