Connect with us

TECNOLOGÍA

La robótica eliminará hasta 800 millones de empleos en el 2030

Entre 400 y 800 millones de personas en todo el mundo se verán afectadas por la automatización y tendrán que encontrar una nueva ocupación desde hoy hasta el 2030, según un informe realizado por la consultoría McKinsey Global Institute.

El impacto de las nuevas tecnologías en la vida de los trabajadores será sentido sobre todo en las economías más desarrolladas. De acuerdo con el informe, hasta un tercio de la fuerza laboral en Estados Unidos y Alemania tendrá que aprender nuevas habilidades y encontrar otra ocupación. En Japón, el porcentaje de afectados podrá llegar casi a la mitad de los trabajadores.

Los efectos del fenómeno calculados por la consultoría varían de acuerdo con la proyección que se tome en cuenta: si la automatización de las economías avanza a un ritmo intenso o gradual.

Los responsables del documento de McKinsey señalan que los bajos sueldos en México conllevarán a un impacto menos intenso de la automatización en el país latinoamericano: del total de 68 millones de personas que formarán la fuerza laboral mexicana en el 2030, unos 9 millones se verán desplazadas.

“México tiene una población joven y una fuerza laboral que está creciendo. El nivel de los sueldos puede disminuir la implementación de la automatización en el país”, destaca la consultoría.

McKinsey analizó el efecto de la robotización en 46 economías que representan casi el 90% del PIB mundial. Además, hizo proyecciones detalladas del impacto de la automatización en seis países: Estados Unidos, China, Alemania, Japón, México e India. La consultoría destaca que los países tienen que encontrar maneras de reubicar a los trabajadores desplazados por la automatización. “En los escenarios en que algunos de los desplazados llevan años para encontrar un nuevo trabajo, el desempleo crece en el corto y medio plazo. A largo plazo se reduce el desempleo y el mercado laboral se ajusta, pero con un menor crecimiento de los sueldos”, afirman.

Además, los cambios tecnológicos golpearán con más fuerza a los trabajadores con menos estudios. Por otro lado, las personas con formación universitaria o posgrado serán los que menos se verán afectados. Entre las actividades más afectadas señaladas por la consultoría, están los operadores de maquinas y los empleados en cadenas de fast food, además de trabajadores que hacen la colecta y procesamiento de datos.

“Las profesiones altamente dependientes de las actividades que identificamos como más susceptible a la automatización —trabajos físicos o procesamiento de datos— serán probablemente las más afectadas”, afirman los responsables del informe. “Ocupaciones que requieren alto nivel de especialización o una alta exigencia de interacción social y emocional serán menos susceptibles a la automatización hasta el 2030”, dicen.

Pese a los efectos esperados en el mercado laboral, los investigadores destacan que la innovación, el crecimiento económico adecuado y las inversiones pueden generar una creación de empleos suficiente para compensar los puestos que serán perdidos por la automatización.

SIGUE LEYENDO
Advertisement

TECNOLOGÍA

El IPhone 12 con diseño atractivo y apuestas de futuro

El nuevo iPhone 12 cumple los requisitos para ser el teléfono base de Apple de cara al futuro, un dispositivo de diseño atractivo con la vista claramente puesta en los próximos cuatro o cinco años, con apuestas como la compatibilidad 5G y el MagSafe.

El modelo estándar (de tamaño medio entre el Pro y el mini) cuesta 799 dólares para la versión de 64 GB (909 euros en el mercado europeo) y no viene con cargador ni con auriculares, uno de los aspectos más arriesgados.

Que Apple tenía que sacar un teléfono compatible con la nueva red de altísima velocidad estaba claro desde hace tiempo y, pese a ello, cuando ha llegado el momento, las circunstancias aún no parecen ser las más propicias, con el 5G con todavía mucha menos presencia geográfica de la que era de esperar.

EL 5G COMO INVERSIÓN DE FUTURO

Eso convierte esta capacidad del nuevo iPhone más en una inversión de futuro para el consumidor que en una ventaja inmediata, puesto que a medida que el 5G vaya ganando más y más terreno y llegando a más lugares, este no tendrá necesidad de actualizar su teléfono para poder acceder a la red.null

En los lugares en que esta red ya está disponible, el iPhone 12 la detecta automáticamente y cambia a ella sólo si es necesario (para descargar, reproducir vídeo, etc.), optimizando así la vida de la batería, puesto que la conexión a 5G consume más recursos.

Al margen de la conectividad, lo que más llama la atención del nuevo teléfono estándar de Apple es su diseño- con sus 6,1 pulgadas, es más pequeño que el iPhone 11, y sus costados de aluminio completamente planos recuerdan a modelos anteriores que dejaron buenos recuerdos en el público como el 4 o el 5.null

En general, se trata de un modelo atractivo y compacto, con marcos muy finos, cómodo de sostener con la mano y poco resbaladizo, aunque si eso ocurre, la pantalla de cerámica transparente debería ofrecer una resistencia hasta cuatro veces mayor a la de las versiones anteriores.

PANTALLA OLED Y NEGROS INTENSOS

Por primera vez en el iPhone estándar, la pantalla es OLED, lo que proporciona un color de muy alta calidad, especialmente en relación a la intensidad del negro, a la altura del modelo Pro más sofisticado.

La otra apuesta de futuro además del 5G es la inclusión por primera vez en un iPhone del sistema magnético MagSafe (heredado de los MacBook), que, unido al hecho de que el teléfono se vende sin cargador, apunta a este método como la idea que Apple lleva en la cabeza para cargar sus teléfonos en los próximos años.

Eso sí, el cargador inalámbrico para MagSafe se tiene que comprar por separado (39 dólares; 45 euros en Europa), por lo que al echar cuentas conviene añadir esta cifra si no se dispone ya de cargadores de modelos antiguos.

El cargador inalámbrico -más lento que un cargador convencional- se adhiere con fuerza al teléfono y se puede sujetar por el cable sin que este caiga, lo que resulta una garantía para evitar accidentes.

La autonomía de la batería es precisamente uno de los aspectos más flojos del nuevo iPhone, puesto que pese a que el procesador A14 Bionic debería ayudar a mejorar la eficiencia energética -además de aumentar la velocidad-, el teléfono apenas aguanta un día entero sin necesidad de recargarse.

SIGUE LEYENDO

TWITTER

Clasificados

Trending